Lamentan líderes de asociaciones pro-familia el aumento de divorcios en Chihuahua

Paloma Sánchez

“Como sociedad, andamos en un nivel muy bajo de saber cumplir nuestras responsabilidades, nadie queremos comprometernos a largo plazo por una familia, queremos la vida de lo más fácil, tenemos una sociedad que tristemente se nos está corrompiendo. Preservar el matrimonio quiere decir que se comprometen más a sus responsabilidades” destacó Luis Enrique Pérez, representante del Frente Nacional por la Familia en Chihuahua, sobre la alta incidencia de divorcios en el estado.

Abundó en que los más afectados en ese tipo de rupturas son los hijos de los matrimonios divorciados, quienes tras la separación se vuelven más vulnerables, y que la abundancia del trámite es un síntoma de lo mal que se encuentra la sociedad chihuahuense en el tema de la responsabilidad. “Para los hijos son muy importantes tanto papá como mamá; un niño crece con más confianza en sí mismos y mayor desempeño en la escuela, con más seguridad y equilibrio cuando tiene sus dos padres”.

Abundó en que los más afectados en ese tipo de rupturas son los hijos de los matrimonios divorciados, quienes tras la separación se vuelven más vulnerables, y que la abundancia del trámite es un síntoma de lo mal que se encuentra la sociedad chihuahuense en el tema de la responsabilidad. “Para los hijos son muy importantes tanto papá como mamá; un niño crece con más confianza en sí mismos y mayor desempeño en la escuela, con más seguridad y equilibrio cuando tiene sus dos padres”.

Asimismo expresó que la situación que genera la escalada de divorcios, es la falta de amor suficiente para cumplir con esa responsabilidad hacia la pareja y hacia los propios hijos; advirtió que cuidar a los hijos no debería ser algo molesto, sino algo que se disfrutara hacer a favor de los hijos, pero que cuando se pierde esa responsabilidad, es cuando se aprecia el aumento en los divorcios.

Para combatir el incremento, señaló que es necesario generar políticas públicas por parte del gobierno a favor de la familia; hacer más por la educación, que no se limite a las matemáticas o las ciencias, sino que se imparta una educación integral sobre la persona humana y la responsabilidad, que debe impulsarse desde las escuelas, los hogares, las viviendas, con un esquema en que sea facilitado por el gobierno en una tarea conjunta de la sociedad civil, organizaciones y autoridad.

“Lo que nos diferencia de los animales es que si razonamos y tenemos fuerza de voluntad para escoger lo bueno y desechar lo malo, no le hace que lo bueno nos cueste y lo malo nos sea placentero” afirmó.

El Heraldo de Chihuahua