El Frente Nacional por la Familia reconoce a Sinaloa, al gobernador y a los exdiputados panistas por la reforma sobre el derecho a la vida desde la concepción.

Culiacán, Sinaloa.- La Ola Celeste, el movimiento de la organización civil del Frente Nacional por la Familia, se está fortaleciendo en el país. Su finalidad es defender el derecho a la vida desde la concepción. Lo anterior en medio de un contexto en el que los nuevos diputados y senadores de la República, la mayoría de Morena, así como la próxima secretaria de gobierno, Olga Sánchez Cordero, han manifestado su interés por la despenalización del aborto en México.

Alejandra Diener, vocera del Frente Nacional por la Familia, concedió una entrevista con el periódico EL DEBATE vía telefónica. Destaca que lo que buscan es empoderar a la mujer, hacerla entrona para que enfrente el embarazo que en algún momento pudiera ver como un problema. Criticó además las políticas públicas del país al mencionar que estas tienen que ir de la mano con lo establecido legalmente, reconocer los derechos y no otorgar aquellos que no existen. Ejemplificó el derecho a matar, como según indicó lo es científicamente el aborto.

El organismo conformado por padres de familia y diversas instituciones de la sociedad civil tiene una esperanza con la reciente legislación aprobada en Sinaloa. Reconocen la reforma a la Constitución Política del Estado que decreta el derecho humano a la vida desde la concepción del feto hasta la muerte, y que a su vez prohibiría la práctica del aborto en casos de malformación del feto, riesgo de muerte de la madre y en caso de violación, según han denunciado diversos colectivos feministas y de defensa de los derechos humanos en Sinaloa, dadas las implicaciones jurídicas que puede llegar a tener esta modificación a la Constitución.

«Es una aprobación heroica porque ya van 19 estados que brindan la vida. Estamos celebrado que los legisladores hayan escuchado las verdaderas necesidades de las mujeres. Cada vez somos más las instituciones y personas que nos sumamos a respetar la vida, la vida de todos en circunstancias de discriminación. Y los grupos radicales que promueven el aborto, hoy hemos comprobado que existen gobiernos sensatos que no se dejan amedrentar por ellos», señaló Alejandra Diener, extendiendo una felicitación al gobernador del estado de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, y a los diputados del PAN Juan Pablo Yamuni y Tania Margarita Morgan por impulsar la iniciativa.

 

Humanizar la vida

Este 20 de octubre tendrá una movilización nacional la Ola Celeste con un azul que significa provida y que fue adoptado de Argentina cuando dicho país tomaba las decisiones legales para despenalizar o no el aborto. «Es un llamado a la sociedad a que no se queden sentados esperando que algunos grupos nada más legislen porque son más movidos que otros, cuando en realidad todos podríamos estar caminando en favor de los que menos voz tienen, los más vulnerables, nadie los defiende, entonces estamos justamente en esto», señaló vía telefónica desde la Ciudad de México.

Más que enfocarse en el aborto, la realidad de la Ola Celeste es que esperan empoderar a las mujeres, que le entren a las cosas y no les rehúyan, al señalar que el verdadero empoderamiento es cuando se enfrenta un problema y no se va por la tangente.

«Y el aborto en realidad es huirle a un problema, que podría ser en ese momento, y si la sociedad no te apoya, se siente como un problema todavía más grande; pero, por el contrario, si la sociedad dice te apoyo y te dice sí hay salida, éntrale, yo te apoyo, vas a tener el poder. Es ahí donde estamos nosotros, empoderando a la mujer para que logre enfrentar una circunstancia», mencionó.

 

Alejandra Diener, vocera del Frente Nacional por la Familia. Foto: EL DEBATE.

Alejandra Diener, vocera del Frente Nacional por la Familia. Foto: EL DEBATE.

En políticas públicas, ¿qué es lo que quieren lograr?

«Las políticas públicas tienen que ir de la mano con los derechos que existen, reconocerlos, no otorgar derechos que no existen, como por ejemplo el derecho a matar no existe, y el aborto científicamente comprobado es un asesinato. Al momento de considerarlo un derecho, como hubiera sido en Argentina si se hubiera aprobado, hubiera sido un derecho a matar, y eso no existe, en la leyes no debería de existir.

»Lo que está sacudiendo es que toda esta ola de movimientos radicales que se llaman progresistas lo que quieren es justamente sobarle el ego, el orgullo a la mujer diciéndole que ella puede decidir y que puede decidir ser mamá o no, cuando embarazada ya eres mamá, haya o no nacido el bebé. También es un juego de palabras, un juego de ideas que lo único que hace es hacer creer a algunos movimientos que esa es la libertad de verdad, por eso luego a veces tiene como mucha fuerza, pero si nos vamos al fondo de las cosas, en realidad son falacias, son mentiras, porque no existe el derecho a matar».

En ese sentido, agregó que algunos expertos en leyes han descrito la reciente reforma en Sinaloa en contra del aborto y con connotaciones espirituales y religiosas; sin embargo, lo negó: «Permitir o no un asesinato no tiene que ver con una religión, tiene que ver con un tema de humanismo, de derechos humanos verdaderos; entonces creo que más bien todas estas personas lo único que están jugando es con semántica, con ideologías y están buscando votos nada más por que sí y cumpliendo con ciertas encomiendas que vienen de acuerdos internacionales que tienen que ver con muchísimo dinero», afirmó.

¿Tienen un plan o estrategia para llegar a las nuevas autoridades?

«Sí, creo que es muy importante hablar con la gente y conciliar, porque dentro de nuestras diferencias siempre hay coincidencias, y no es ahora, siempre ha habido cabildeo. El cabildeo no es quererles convencer, no es quererles compartir aquello que es una verdad absoluta como la vida humana, es un tema de derechos de que si puedo o no matar. Como a veces yo les digo: en Sinaloa están matando a diestra y siniestra los sicarios, entonces ¿hay que legalizarlo porque ya de por sí lo están haciendo?, pues no, no podemos pensar de esa manera, tiene que haber un orden, y este cabildeo se lleva dando desde hace mucho tiempo con los gobiernos y de lo importante que es la mujer.

»Muchas veces se cree que al momento de tú permitirle a la mujer que vaya a un centro de exterminio prenatal, porque de clínica no tiene nada, una clínica cura, el aborto no cura, no es terapéutico, no tiene nada que ver con eso, sino que también las palabras están mal utilizadas, lo que se hace es mermar los derechos de la mujer porque la estás dejando sola. La llevan a abortar, y luego quién le da seguimiento, quién la acompaña con el estrés postraumático de esa pérdida. No. Creo que, si vamos por la mujer, que es en algo que coincidimos, es importante que veamos la realidad y que nos metemos a platicar con ellas para que conciliemos».

Estos movimientos —dijo— no inician solo haciendo marchas, tienen años atrás, ayudamos a las mujeres de distintas maneras, por ejemplo —explicó—, tienen albergues para aquellas que han sido abandonadas, corridas de su casa, donde se les enseña un oficio y se les dan opciones de vida; además de ayuda psicológica y acompañamiento con sus bebés. «También trabajamos para que no haya violencia obstétrica, esto es algo que sucede muchísimo en embarazos deseados y no deseados, que en hospitales las intervienen sin necesitar intervención. Las marchas de alguna manera son para hacer conciencia a la gente que existimos y que estamos a favor de la mujer y que sí la queremos defender, a la mujer, al bebé, a la mamá y al papá también», señaló.

Muchas veces —dijo—, a los papás se les hace a un lado porque se cree que es derecho de la mujer, y el hombre también tiene derecho a ser papá: «Finalmente, si la mamá decide tenerlo, se le obliga al papá a mantenerlo porque eso está en la ley, entonces ¿por qué no se le puede permitir al papá decidir?», comentó.

Las luchas en común

Alejandra Diener destacó que nunca se han movilizado con violencia en las entidades del país, contrario a lo que ocurre con otros grupos: «Justamente, los proabortistas son violentos, grafitean; las mujeres se desnudan, atacan a la Iglesia, se mofan de la Iglesia, ofenden, porque todo lo relacionan con la iglesia, cuando hay gente hasta atea que está a favor de la maternidad. Creo que nunca pasaría algo así», destacó.

Indicó que como Frente Nacional por la Familia, incluso de manera personal contó que se ha acercado con mujeres que han abortado y que han vivido momentos difíciles porque no se trata de tacharlos y hablar mal de ellos, sino de acompañarlos y entender su situación, y muchas veces esa situación es porque han sido abandonadas: «Son personas dolidas que han reaccionado con violencia por el dolor del abandono. Nosotros lo que movemos aquí es el acompañamiento, la comprensión, la empatía; mujeres y hombres que les hacen creer que el embarazo es lo peor que te puede pasar, cuando es lo más bonito que puede haber», mencionó.